World Map North America South America Australasia Africa Europe Asia
No Countries found.
No Countries found.
No Countries found.
No Countries found.

¿Cómo actúan las enzimas?

La ciencia ha sido capaz de identificar aproximadamente 3.000 enzimas en el organismo, cada una de las cuales realiza una tarea muy específica. 

La mayoría de las enzimas se utilizan para los procesos metabólicos corporales normales (digestión, respiración). Algunas enzimas garantizan que, en caso de lesión, la sangre se coagule y la herida cicatrice; mientras que otras controlan la producción de hormonas importantes en el organismo. Las enzimas también destruyen toxinas ambientales y radicales libres causantes de enfermedades y pueden combatir patógenos, como bacterias, virus y hongos.

Reacción enzimática: el principio de la llave y la cerradura

Al principio


¿Cómo actúan las enzimas?

Las enzimas tienen un centro activo. Visto con un microscopio potente, ésta es la zona que a menudo se parece a una depresión. Algunos materiales encajan en esta depresión, lo que provoca la conversión y modificación de la enzima.

Las enzimas proteolíticas, que escinden las proteínas, son moléculas proteicas que se unen al centro activo y dividen la estructura global en localizaciones específicas. Cuando un sustrato se une a una enzima se forma un complejo enzima-sustrato. Cada enzima es específica de un sustrato y cataliza un pequeño número de reacciones que, a menudo, originan cascadas enzimáticas. Dichas cascadas permiten múltiples controles a lo largo de una gran respuesta global. 

Las enzimas garantizan el establecimiento de un equilibrio específico entre el sustrato y el producto final mediante una reacción química.

Las enzimas sólo pueden conseguir una tasa máxima determinada de recambio (saturación del sustrato) y sólo se puede lograr un aumento de la cantidad de sustratos más allá de este punto si se añaden otras enzimas.

Al principio


Las enzimas en tecnología y medicina

Nuestra vida es más fácil gracias a las propiedades de las enzimas. Por ejemplo, las lipasas que descomponen las grasas y las proteasas que descomponen las proteínas de los detergentes consiguen eliminar las manchas de nuestra ropa sin la necesidad de agua caliente.

Las enzimas también son importantes en medicina. Se utilizan, por ejemplo, para diagnosticar enfermedades en el laboratorio y en ingeniería genética como instrumentos para cosechar, unir, formar y desmontar componentes.

La terapia enzimática sistémica consiste en la combinación de distintas enzimas que regulan las reacciones naturales en el organismo, como la disminución de los procesos inflamatorios y sus síntomas. Este efecto también mejora el flujo sanguíneo y regula el sistema inmunitario, ya que la respuesta inmunitaria a los patógenos es un proceso complejo controlado por numerosas enzimas. Esta terapia también es útil contra numerosas enfermedades. En particular, acelera los procesos de curación y de recuperación de las personas cuyo organismo está debilitado o de las que sufren varias enfermedades al mismo tiempo.

Al principio